¿CÓMO FORTALECER EL SISTEMA INMUNE DE CARA AL OTOÑO?

Fortalecer nuestro sistema inmune ahora que inicia el frío es fundamental para estar prevenidos y evitar las enfermedades infecciosas más comunes de esta temporada, especialmente las que afectan al sistema respiratorio. Hoy más que años anteriores, requerimos protegernos y mantener fuertes nuestras defensas. 

¿Sabías que lo que comes juega un papel determinante para fortalecer las defensas

En Jenny Light queremos darte algunos consejos para que utilices la alimentación como una herramienta valiosa para fortalecer tus defensas. 

Una alimentación equilibrada y completa, donde se incluyan todos los grupos de alimentos, es la clave para mantenerte fuerte y saludable, ya que esto garantiza el aporte de las vitaminas que requiere diariamente tu cuerpo para realizar todas sus funciones metabólicas.

Entre las vitaminas más importantes se encuentran las vitaminas A, D, C, E, B6 y B12. 

Si bien, todos los alimentos aportan beneficios a tu cuerpo, existen algunos que por su composición son especialmente eficaces cuando se trata de fortalecer a tu sistema inmune.

  • Té verde. El té verde, además de ser un potente diurético natural, contiene un gran número de antioxidantes que ayudarán a combatir los radicales libres de nuestro cuerpo y así evitar el envejecimiento y muerte prematura de tus células.
  • Ajo. En los últimos 30 años se han estudiado a fondo sus propiedades farmacológicas y entre ellas se encuentran las propiedades antioxidantes e inmunomoduladoras, las cuales son de gran ayuda en esta temporada.
  • Jengibre. Precedente de Asia central, esta especia es utilizada desde la antigüedad como complemento medicinal en tratamientos varios. Debido a su alto número de aceites esenciales y antioxidantes, el jengibre es una raíz que no puede faltar en tus salsas, tés/infusiones y ensaladas durante esta temporada.
  • Oleaginosas (frutos secos). Podría pensarse que solo aportan grasas saludables, pero entre sus otras bondades contienen potentes antioxidantes como la vitamina E, Selenio y Zinc.
  • Cítricos. No es casualidad que la gran mayoría de las frutas de esta temporada sean alimentos ricos en vitamina C, como por ejemplo, guayaba, kiwi, naranja, lima, limón real, mandarina, piña y fresas, entre otras frutas. Incluir estos alimentos en tu dieta diaria mantendrá fuerte a tus defensas.

Consumir frutas y verduras de manera regular y en las porciones adecuadas, junto con la cantidad suficiente de proteínas y grasas saludables, será la herramienta más valiosa para mantener un sistema inmune fuerte. 

¿QUÉ MÁS PUEDO HACER PARA REFORZAR MIS DEFENSAS?

Además de la alimentación, existen algunas acciones que puedes llevar a cabo para lograr este objetivo, como por ejemplo: 

  • Dormir. Dormir la cantidad suficiente de horas es importante, así como la calidad del sueño. Mientras dormimos, muchos procesos metabólicos entran en juego, y uno de ellos es la síntesis de citocinas, proteínas que regulan y refuerzan la actividad del sistema inmune para combatir enfermedades y la inflamación.
  • Lavar las manos con regularidad. Algo que esta pandemia nos dejó muy claro, es que una acción tan sencilla pero crucial para la transmisión de infecciones, es lavarse las manos. Y es que de forma inconsciente y frecuente nos llevamos las manos a la cara, ojos, boca, y nariz, lo que en un alto porcentaje, causa la infección . 
  • Hacer ejercicio. Sabemos que el frío es un factor de peso para dejar de hacer ejercicio, por lo que una estrategia que puedes aplicar, es mover el horario a un momento del día más cálido. Recuerda que el ejercicio tiene múltiples beneficios a nivel físico, cognitivo y metabólico, lo que contribuye a mantener un sistema inmune fuerte.
  • Hidratación correcta. A lo largo del año, mantener una hidratación adecuada y suficiente, ayuda a la salud de la piel, pelo, articulaciones y digestión. Especialmente en la temporada de frío, beber la cantidad de agua que necesitamos es importante ya que por el frío el cuerpo pierde más agua y no solemos reponerla correctamente. Un adecuado estado de hidratación impactará positivamente en tu salud.
  • Disminuir el estrés. Está estudiado que los niveles de estrés y ansiedad aumentan la inflamación celular, y esto a su vez, disminuye la eficacia y eficiencia de nuestro metabolismo para realizar sus actividades básicas de forma correcta. Por lo tanto, nuestro sistema ve disminuída su salud y lo hace más vulnerable a los microorganismos infecciosos. Busca una actividad que alivie el estrés que experimentas  (ejercicio vigoroso, yoga, natación , caminata, lectura, bordado, meditación). 

Fortalecer el sistema inmune es un trabajo de todo el año, pero existen temporadas en las que somos más vulnerables. Apoyarnos con acciones que dependen de nosotros será crucial para evitar contagios y/o secuelas severas.

Agradecemos la colaboración en este artículo de Ale Villa, nutrióloga de Jenny Light Del Valle.