Come con conciencia

En Jenny Light queremos que incorpores a tu estilo de vida buenas prácticas y hábitos para que logres tomar mejores decisiones, y así obtener como resultado, un mejor estado de salud que te permita llegar a tu peso meta y mantenerte saludable.

A continuación, te daremos algunos pasos para que COMAS CON CONCIENCIA

1.- SELECCIÓN DE TUS ALIMENTOS.

Un menú equilibrado y completo no es tarea fácil, por eso es importante hacer una selección cuidadosa de cada ingrediente, así como la preparación de tus platillos. 

Por ejemplo, cuando comemos con frecuencia alimentos con alto aporte energético, pero de bajo valor nutrimental, podríamos estar ocasionando problemas de salud relacionados con el peso, por ello, será importante que el consumo de estos alimentos lo realices esporádicamente y en porciones moderadas.

Esto es un proceso, y puede ser que requieras de la guía de un profesional experto en la materia, como un nutriólogo, para lograr esa CONCIENCIA en los alimentos. Por esta razón, planifica con tiempo tus menús, y si no lo tienes, ¡Jenny Light ya lo hizo por ti!

2.- COME DESPACIO, TRANQUILO Y DISFRUTA DE LOS ALIMENTOS.

¿Sabías que el tiempo que tarda tu cerebro en registrar tu nivel de saciedad, es de 20 minutos? Por lo tanto, si comemos en menos de este tiempo, corremos el riesgo de repetir platillo ya que tendríamos la sensación de seguir con hambre, y por consecuencia, estaría consumiendo mucho más de nuestros requerimientos.

También, al comer rápido, masticamos menos cada bocado y nuestra digestión se ve afectada, siendo más lenta y provocando inflamación. Así que mastica cada bocado un mínimo de 20 veces, y descansa tus cubiertos entre bocados para que disfrutes su sabor y su textura.

3.- ESTABLECE UN HORARIO PARA TUS COMIDAS.

Nuestro ritmo de vida actual puede representar un problema para establecer horarios de comida, y por muy “insignificante” que parezca este punto, el éxito para mantener tu peso saludable (meta) radica en ellos.

Es importante que una vez establecidos, se respeten, ya que esto ayudará a no pasar hambre debido a periodos largos de ayuno y así evitarás comer en exceso; además de mejorar tu digestión, lo cual se verá reflejado como una disminución en la sensación de cansancio y debilidad.

4.- COMER EN LUGARES ASIGNADOS (Comedor, barra de cocina, cocineta).

El ser humano maneja muchos comportamientos por asociación. Por eso, asignar un lugar apropiado al consumo de nuestros alimentos es muy importante, para así evitar asociaciones erróneas en el futuro, y andar comiendo en cualquier parte y a cualquier hora.

Comer parados, frente del refrigerador abierto, en el trayecto de la cocina a otro espacio, frente al televisor, a la computadora, mientras trabajamos o cuando manejamos, son comportamientos poco aconsejables para lograr un hábito. Comer en un sólo lugar, limitará las posibilidades de comer extras o de asociar varios lugares o comportamientos (en casa u oficina) con comida.

Cuando ya hayas seleccionado tu espacio, será importante que lo hagas agradable, puedes poner tu mantel, tus cubiertos, música, etc., para que disfrutes del momento.

5.- IDENTIFICA EL POR QUÉ ESTÁS COMIENDO (especialmente cuando lo haces fuera de tus horarios establecidos).

Conocer y ser consciente de las diferentes señales que te envía tu cuerpo te va a permitir identificar el hambre física, del hambre “emocional”.

Es muy sencillo distinguirlas, ya que normalmente cuando es hambre física, lo primero que podemos identificar son los movimientos intestinales, dolor de cabeza, mareos, cambio de humor, y en realidad no buscamos un alimento en específico, sólo queremos comer lo más pronto posible.

Por otro lado, cuando una emoción o una situación es la que nos lleva a comer, experimentamos un antojo específico; por lo tanto, es muy importante que sepas identificar lo que está desencadenando este comportamiento, por ejemplo, puede ser preocupación, aburrimiento, enojo, frustración, una persona, un ambiente (fiesta, reunión), miedo, etc.

El riesgo de no saberlas identificar es que terminas consumiendo una mayor cantidad de energía a la que requieres por día, y por consecuencia, si esto es un comportamiento habitual, te llevará a un aumento de peso innecesario. Una estrategia que puede ayudarte a identificarlas, es llevar un diario de alimentos o emociones que registre cada situación o sentimiento que te llevó a comer de más o a comer fuera de tu plan de alimentación

Parte esencial del programa de Jenny Light, es el apoyo de las nutriólogas a cada persona para enfrentar diversos eventos (sociales, personales, médicos) que pueden obstaculizar lograr sus objetivos.

¡Acércate a tu centro más cercano y empieza a cambiar tus hábitos!

JENNY LIGHT

JENNY LIGHT

ASESORÍA NUTRICIONAL Y PLANES DE ALIMENTACIÓN

You have Successfully Subscribed!