fbpx
Sarcopenia, una enemiga silenciosa

Sarcopenia, una enemiga silenciosa

Con el paso del tiempo, la masa muscular de nuestro cuerpo va disminuyendo de manera natural a partir de los 35 años y, después de los 50 la masa muscular descenderá en un diez por ciento, aunque en personas sedentarias podría comenzar a partir de los 20 años.

Es de nuestra masa muscular que todas las personas obtenemos la fuerza, la movilidad y de estas queda sujeta nuestra independencia, es decir, en una etapa adulta mayor, nuestra independencia física, estará relacionada a la cantidad de masa muscular que hayamos defendido y acrecentado en nuestras edades más tempranas.

La sarcopenia se define pues, como la pérdida de masa y fuerza muscular en contexto del envejecimiento, por ello lleva implícito la disminución de la fuerza, así como de la tolerancia al ejercicio. Esta pérdida de masa muscular puede deberse a los cambios estructurales del aparato músculo esquelético, a las enfermedades crónicas y sus tratamientos, a la atrofia por desuso o a la malnutrición. Sin embargo, son más las complicaciones de esta, como la posibilidad de potenciar una disminución del índice metabólico, aumentar la resistencia a la insulina, perder masa ósea, reducir el fitness cardiocirculatorio, disminuir la tolerancia a la glucosa y aumentar la masa grasa, entre otras cuestiones. Obviamente la edad y el sexo encuentran en la sarcopenia diferentes problemáticas que generarán disímiles dificultades, en algunos casos tratables y en otros apenas controlables.

Lamentablemente la sarcopenia ha venido a ser observada como un problema en etapas avanzadas de la vida, momento este en que las estrategias de prevención ya no son tan efectivas. En verdad, la pérdida de masa muscular comienza entre los 20 y 30 años en personas sedentarias, pero como históricamente no hemos valorado nuestras proporciones corporales, sino que nos limitamos a medir el peso corporal, pues la estabilidad de éste se convirtió muchas veces en sinónimo de bienestar físico. Esta verdadera “desconsideración fraccional” de nuestro cuerpo condujo durante mucho tiempo a no reparar en el hecho de que dos compartimientos bien definidos del organismo, como lo son el muscular y el graso, eran capaces de mudar sus proporciones y a pesar de ello no variar nuestro peso corporal.

Es así, que a lo largo de nuestra vida podemos mantener un peso estable y sin embargo perder lentamente masa muscular, ganar grasa en igual cantidad y con ello seguir pesando lo mismo durante años, algo que efectivamente ocurre en muchas personas.

En un tratamiento de pérdida y control de peso es de vital importancia conocer las características de tu composición corporal, para asegurarte que sea la masa grasa quien disminuya y mantener altas tus reservas musculares. De la misma manera todos los procesos de pérdida de peso deben ser vigilados por un profesional de la nutrición, para asegurarte que el aporte de proteína y otros nutrimentos sean los suficientes y adecuados para ti.

 En Jenny Light contamos con una báscula de bioimpedancia de grado médico, donde podremos hacerte una valoración de composición corporal para que conozcas de que se conforma cada segmento de tu cuerpo y hacia donde debemos enfocar el trabajo nutricional.

 

Arboledas
Polanco
Del Valle
San Jerónimo
Interlomas
Satélite

There are no reviews yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *