fbpx
¡Tu sistema inmunológico también gana fuerza con el ejercicio!

¡Tu sistema inmunológico también gana fuerza con el ejercicio!

El sistema inmunológico es uno de los ejes, sino es que el principal, más importante para conservar o recuperar nuestra salud. Si bien existen muchos factores externos e internos que pueden afectarlo, hay uno que está en nuestras manos y se trata de nuestro estilo de vida. Específicamente hablamos de la práctica del ejercicio físico.

Se considera como ejercicio a la realización repetitiva y estructurada de cualquier disciplina con el objetivo de alcanzar procesos de adaptación que nos lleven a un mejor estado físico (resistencia, fuerza, velocidad, elasticidad, etc). Sin embargo, los beneficios no se limitan al plano músculo esquelético, ya que se ha demostrado que también lleva a una serie de adaptaciones en nuestro sistema inmunológico que afecta positivamente su respuesta ante la presencia de agentes patógenos. También se ha comprobado que estimula una inmunorregulación a través de algunas hormonas del sistema nervioso central, y mejora la respuesta de las citoquinas (proteínas de bajo peso molecular que median interacciones entre las células involucradas en las respuestas inmunes) ante los procesos inflamatorios por infección o por enfermedades crónico-degenerativas.

Incluso romper el sedentarismo (definido no sólo como la ausencia de ejercicio físico, sino también como el tiempo que permanecemos sentados) ha demostrado tener beneficios similares a nivel inmunológico.

El efecto positivo del ejercicio en nuestro organismo impacta diferentes áreas, y es que también se ha relacionado con la mejora en la calidad de la microbiota intestinal. Es decir, aumenta la diversidad bacteriana y modifica la abundancia de distintos géneros bacterianos mejorando la absorción y el aprovechamiento de la energía y los nutrimentos que consumimos en el día a día. Esto se traduce en un aumento de la capacidad del sistema inmunológico para combatir los posibles ataques virales en cada uno de nuestros órganos.

Como puedes ver, en tus manos ha estado todo este tiempo una herramienta poderosa para fortalecer y mejorar la respuesta de tu sistema inmunológico. Recuerda empezar de a poco y a tu nivel para ir mejorando tu condición y al mismo tiempo evitar lesiones.

Si haces el esfuerzo y no te rindes, nunca tendrás un mal entrenamiento.

 

There are no reviews yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *