fbpx
Microbiota intestinal y COVID-19

Microbiota intestinal y COVID-19

El virus ataca esencialmente al sistema
respiratorio. Sin embargo, el vínculo entre este último, el tracto digestivo y
el sistema inmunitario, hace que sea relevante el papel de la nutrición y la
microbiota intestinal en la lucha contra el virus.

A medida que los científicos han ido conociendo mejor el virus, han descubierto
que los sistemas  inmune y digestivo también podían verse
afectados ya que han observado una composición alterada de la microbiota intestinal de algunos pacientes con COVID-19, con
menos bacterias beneficiosas, entre ellas 
Lactobacillus y Bifidobacterium.

Si bien, no hay forma de que nuestro microbioma intestinal ejerza una protección
directa contra el virus, se dispone de sólidas pruebas de la existencia de una
relación estrecha entre microbiota y sistema inmunitario. Una microbiota sana y
equilibrada favorece la homeostasis inmunitaria, evitando así la
hiperreactividad del sistema inmunitario de una persona. Un microbioma intestinal sano podría
prevenir las sobrerreacciones inmunitarias frente al COVID-19.

Basándose en las manifestaciones gastrointestinales de la infección por COVID-19 y el papel de la microbiota intestinal
en la respuesta inmunitaria de nuestro organismo a las infecciones virales
, los científicos infieren que un
microbioma intestinal sano podría contribuir a prevenir las reacciones
inmunitarias proinflamatorias en los pulmones y demás órganos vitales
infectados por este virus.

Cuidar de nuestra salud intestinal y en especial, mantener una microbiota muy
diversificada mediante una dieta rica en una amplia gama de fuentes vegetales
como fruta y verdura, semillas y frutos secos favorecerá una salud intestinal e
indirectamente, aumentará nuestra capacidad de combatir ataques virales en cada
órgano, incluidos los pulmones.

Dentro de la dieta, probióticos y prebióticos podrían desempeñar un papel
importante en la regulación de la respuesta del
sistema inmunitario
 a
través de la microbiota intestinal, lo cual, a su vez, influiría en el sistema
inmunitario. Ya se ha demostrado que los probióticos reducen las infecciones
del tracto respiratorio de tipo gripal, por ello, científicos sugieren el uso de probióticos en casos
graves de COVID-19 para prevenir infecciones bacterianas secundarias.

Al igual que los probióticos, la fibra alimentaria fermentable
también podría mejorar la defensa inmunitaria frente a las infecciones virales
.

A pesar de que nuestra alimentación no es suficiente para evitar que nos. infectemos con COVID-19, en Jenny Light sabemos lo importante que es cuidar de
nuestra microbiota intestinal con una dieta equilibrada que incluya probióticos
y prebióticos cuando sea necesario para facilitar el bienestar digestivo nos
ayudará a mantener nuestro sistema inmunitario en buen estado.

Acércate con tu nutriologa y empieza a mejorar tu salud desde hoy.

There are no reviews yet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *