fbpx
Cómo impacta el sistema inmune en las enfermedades crónico-degenerativas

Cómo impacta el sistema inmune en las enfermedades crónico-degenerativas

Las
enfermedades crónico-degenerativas (ECD) son aquellas que van degradando física
y/o mentalmente a quienes las padecen, provocan un desequilibrio y afectan a
los órganos y tejidos. Son enfermedades de larga duración y por lo general de
progresión lenta. Las enfermedades cardíacas, los infartos, el cáncer, las
enfermedades respiratorias y la diabetes son las principales causas de
mortalidad en el mundo. Suelen manifestarse en edades avanzadas, aunque
también pueden afectar a personas jóvenes de entre 20 y 40 años, dependiendo la
enfermedad.

El sistema inmune tiene
la función en nuestro cuerpo de reconocer lo dañino y reaccionar frente a ello
(ya sea agresión externa o interna), es
notablemente eficaz, no obstante, a veces se producen fallos.

La inmunodeficiencia ocurre cuando uno o más de los componentes del sistema inmunitario quedan inactivos. La capacidad del sistema inmune de responder a patógenos y enfermedades es reducida tanto en los niños como en los ancianos, y la respuesta inmunitaria empieza a entrar en declive a partir de aproximadamente los cincuenta años.

En los
países desarrollados, la obesidad, el alcoholismo y el uso de
drogas
 son causas habituales de una función
inmunitaria pobre. Sin embargo, la malnutrición es la causa más habitual de inmunodeficiencia en los países en desarrollo. Una dieta carente de proteínas de buena calidad, así como la deficiencia de nutrientes concretos
como hierrocobrezincseleniovitaminas
A
CE y B6, y ácido
fólico
 (vitamina B9) 
reduce la respuesta inmunitaria. ​

Muchas
de las ECD complejas presentan comorbilidades como por ejemplo entre:
hipertensión, diabetes y obesidad, síndrome metabólico y cáncer; y además se ha
visto que una enfermedad precede o aumenta el riesgo de presentar otra.  Dado el gran impacto que tiene una ECD sobre
toda la fisiología, es frecuente encontrar alteraciones que afectan a la
función bioquímica, celular, sistémica, emocional, social y espiritual, y todos
estos niveles están alterados en diferente grado.

Las
ECD son enfermedades distintas cada una por si sola, pero a la vez son la
expresión de un mismo proceso fisiopatológico. Por tanto, se propone que una
buena forma de hacer frente a las ECD a través de la mejora del sistema inmune podría
ser:

  1. La combinación de
    estrategias terapéuticas que buscan fortalecer, restituir-restaurar la
    inmunidad y que pretenden la mejora del interior al exterior del organismo, como,
    por ejemplo, tener un estilo de vida más saludable (dieta, ejercicio, terapia psicológica,
    meditación, etc.)
  2. Que el paciente
    reciba y lleve de forma eficiente el tratamiento médico indicado, buscando
    combatir la enfermedad del exterior al interior, lo cual generalmente no hace
    que recupere la salud de manera permanente, sino que, en la mayoría de los
    casos, produce solo la supresión temporal de los síntomas, pero es necesario
    muchas veces, al menos de inicio.

Concluimos
entonces diciendo que si tú o alguien de tu familia presenta ya alguna ECD es
importante mantener siempre el sistema inmune en las mejores condiciones pues
eso ayudará a tener un mejor control de la enfermedad y habrá menor riesgo de
comorbilidades.

Gran
parte de las estrategias para mejorarlo están en manos de cada persona, es
responsabilidad de cada quién hacer lo necesario para lograrlo, y si no lo
habías pensado aún estas a tiempo. Tómalo en cuenta ahora que se acerca el
momento de regresar a nuestras actividades.

En
Jenny Light queremos apoyarte con las estrategias e información que te permitan
tomar las mejores desiciones para mejorar tu sistema inmune y microbiota.  Consulta a tu nutrióloga.

There are no reviews yet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *