fbpx
¡SIGUE CUIDÁNDOTE AUN EN CUARENTENA!

¡SIGUE CUIDÁNDOTE AUN EN CUARENTENA!

 

¡Hola! Como todos sabemos, estamos pasando por un periodo de tiempo difícil, por lo que es momento de ser inteligentes y seguir cuidando no solo de nuestra salud, si no también de la gente que nos rodea.

A continuación, le compartimos información sobre alimentos, nutrimentos y acciones esenciales para nuestro sistema inmunológico, lo cual es la clave para permanecer fuertes ante esta situación.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el COVID-19 es una cepa del coronavirus nunca antes encontrado en el ser humano, que puede causar desde un resfriado común hasta enfermedades más graves como síndromes respiratorios agudos.

Debido a esto, es importante no entrar en pánico y seguir las normas de higiene básicas para evitar la propagación del virus y juntos superaremos éste nuevo reto.

NUTRIMENTOS ESENCIALES PARA FORTALECER EL SISTEMA INMUNOLÓGICO.

Cada alimento y los nutrientes que lo componen juegan un papel muy importante en cada sistema de nuestro organismo, específicamente hablando del sistema inmune, es lógico pensar que cualquier estado de desnutrición o desequilibrio nutricional puede afectar su respuesta ante cualquier agente externo.

Existen algunos nutrientes que afectan especialmente el funcionamiento y desarrollo de nuestro sistema inmune y aquí hablaremos de ellos:

1.- PROBIÓTICOS Y PREBIÓTICOS: Existe en el intestino un órgano encargado de la eliminación de antígenos peligrosos y de la activación de los mecanismos de defensa innata del cuerpo. Debido a esto, es de vital importancia fortalecer y corregir cualquier alteración en la flora intestinal.

Por lo que suplementarnos al menos 3 meses al año con probióticos (bacterias vivas esenciales para el intestino) y prebióticos (alimento de estas bacterias vivas), con al menos 25 billones de UFC es necesario para fortalecer tanto el sistema inmune, como mejorar los procesos digestivos.

2.- VITAMINAS HIDROSOLUBLES (B6, Ac. Fólico, B12 y C):

Este grupo de vitaminas realizan numerosas funciones que regulan la respuesta del sistema inmune frente a agentes externos.

3.- VITAMINAS LIPOSOLUBLES (A, D y E):

Este otro grupo posee funciones que ayudan a la correcta producción de células indispensables para el correcto funcionamiento del sistema inmune: leucocitos, anticuerpos etc.

  • VITAMINA A: La suplementación con esta vitamina, puede disminuir la severidad de las infecciones, sin embargo, un exceso en su ingesta, suprime las funciones de ciertas células inmunes, aumentando la susceptibilidad a patógenos infecciosos.
  • VITAMINA D: Sus 2 fuentes principales son la luz solar y a través de la dieta. Esta vitamina puede activar o inhibir varios mediadores de la respuesta inmune.
  • VITAMINA E: Esta vitamina mejora la proliferación de los linfocitos, entre otras funciones, lo cual aumenta la resistencia contra agentes infecciosos.

3.- ELEMENTOS TRAZA (HIERRO, COBRE, SELENIO Y ZINC):

  • HIERRO: Es esencial mantener adecuados niveles de hierro en sangre, ya que su deficiencia provoca la depresión de diversas funciones celulares, así como su sobrecarga, provoca el descenso de los linfocitos y otras células responsables de la respuesta inmune. Lo encuentras en leguminosas, yema de huevo, carne roja y magra, granos enteros etc.
  • COBRE: Este influye en la respuesta antimicrobiana de las células del sistema inmune. Su déficit compromete los mecanismos de defensa del organismo. Y su exceso tiene también efectos inmunosupresores. Lo encuentras en: mariscos, huevo, champiñones, guayaba, piña, plátano, frijoles, almendras etc.
  • SELENIO: El selenio es esencial para el sistema inmunológico innato, así como para el adquirido. Estudios señalan que una suplementación de 100 microgramos/día parecen mejorar la función inmune en personas con deficiencia de este mineral. Lo encuentras en: nueces, avena, champiñones, ejotes, pepino, ajo etc.
  • ZINC: Un déficit de zinc suele acompañarse de anemia y de inmunodeficiencia severa debido a que el zinc se redistribuye rápidamente por el organismo. Una suplementación adecuada consta de menos de 300 miligramos/día. Lo encuentras en: arroz integral, huevo, semillas de calabaza, almendras, queso etc.

RECOMENDACIONES GENERALES PARA FORTALECER EL SISTEMA INMUNOLÓGICO.

Es gracias al sistema inmune, que el ser humano sobrevive, éste es el responsable de mantenernos protegidos y tiene la capacidad de distinguir entre las células de nuestro organismo y los componentes ajenos.

La protección contra cualquier patógeno está coordinada desde antes del nacimiento a través de la inmunidad innata, que es la primera barrera que nos mantiene saludables. Si este sistema es superado, se inicia la respuesta inmune adaptativa, formada por la inmunidad celular y la humoral y ambas se adaptan perfectamente con el fin de eliminar al intruso.

ALIMENTACIÓN.

Es esencial un adecuado balance calórico, ni más, ni menos.

Además, entre los alimentos que favorecen la salud inmunitaria se encuentran los fermentados (yogurt, kéfir etc) con efectos probióticos y la gran variedad de frutas y verduras que existen.

DESCANSO.

Éste es parte fundamental en la salud. Un número de horas de sueño reparador y profundo favorece el buen funcionamiento de nuestro sistema de defensa.

ESTRÉS.

El estilo de vida actual, acelerado y con mucho estrés, conduce a una alteración del funcionamiento de nuestro sistema inmune.

Se recomienda practicar técnicas de relajación, meditación, yoga etc.

ACTIVIDAD FÍSICA.

Se recomienda realizar actividad física aeróbica y de fuerza como parte de la rutina diaria. Además de ayudar a mantener niveles de estrés en control, también contribuye a la salud en general.

RECOMENDACIONES DE ACTIVIDAD FÍSICA.

Se recomienda mantenernos activos para evitar el sobrepeso y la obesidad, que nos hace más vulnerables, para que todos nuestros sistemas funcionen correctamente y para mantener la musculatura.

Evita las zonas deportivas públicas y privadas, interiores y exteriores, excepto tu propia casa.

Si presentas alguna enfermedad o cuadro febril, es recomendable guardar reposo.

Se puede trabajar con el propio peso corporal.

Se puede realizar un entrenamiento de fuerza con diversas apps en tu celular.

Trabaja el tren superior contra una pared.

Trabaja el tren inferior con sentadillas.

Mantener una actitud positiva y establecer rutinas diarias.

Podrás ir identificando actividades para realizar fácilmente en casa día a día.

Con todas estas recomendaciones, esperamos que tu periodo de cuarentena sea mucho más sencillo y saludable. Recuerda que nuestro programa Jenny Light, incluye todos los grupos de alimentos, lo cual está dirigido a proteger y fortalecer todos tus sistemas, además puede ayudarte a llevar este proceso de manera práctica y a su vez asegurar que recibas todos los nutrientes que necesitas.

P. D. Sabemos que puede ser complicado salir de casa, por lo que recuerda contactarte con tu nutrióloga para solicitar tus planes personalizados con envío a domicilio.

There are no reviews yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *