fbpx

¿Sabías que hay una relación entre el consumo elevado de grasas trans y saturadas y la depresión?

Además de problemas cardiovasculares y otros efectos negativos sobre la salud, como obesidad y diabetes, las grasas trans y saturadas aumentan de forma considerable el riesgo de sufrir depresión, además de deterioro cognitivo a partir de cierta edad.

Ya es sobradamente conocido el efecto negativo que tiene sobre la salud el consumo de las llamadas grasas “malas” (trans y saturadas, presentes en alimentos precocinados, margarina, bollería, ciertos lácteos, papas fritas, etc.). Y ahora, aunado a todos estos padecimientos, un estudio realizado por equipos de dos universidades españolas nos da una razón adicional para evitarlas: su consumo puede elevar hasta un 42% la probabilidad de sufrir depresión.

 El estudio, que ha sido publicado en la revista científica “PloS One”, fue realizado por investigadores quienes analizaron la dieta, el estilo de vida y los trastornos de salud de 12 mil personas durante seis años. Se observó que aquellos que consumían cantidades elevadas de grasas trans tenían hasta un 42% más de riesgo de contraer depresión, en comparación con aquellos que apenas las consumían. Por el contrario, el consumo de grasas “sanas” poliinsaturadas, presentes en el pescado, y monoinsaturadas, en el aceite de oliva, no sólo no favorece la depresión, sino que previene caer en ella.

Otro aspecto de la salud mental que también se ve favorecido por una alimentación sana es el relativo a la contención del deterioro cognitivo a partir de los 65 años. La revista “Neurology” ha publicado un estudio realizado por el Instituto Francés de Investigación para la Salud, que afirma que hay una relación entre el síndrome metabólico y la pérdida de memoria a partir de los 65 años.

Estos hallazgos son un motivo más para alimentarse mejor y realizar elecciones más inteligentes. Siempre será mejor consumir frutos secos en la porción recomendada que unas donitas glaseadas idustrializadas, ya no sólo por cuestiones cardiovasculares sino por salud mental.

En Jenny Light el cambio de hábitos, que incluye el reforzamiento de elecciones más sanas, es uno de nuestros objetivos que no sólo te ayudarán a disminuir peso sino también a conservar y mejorar tu estado salud y calidad de vida a largo plazo.

There are no reviews yet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *