fbpx

¿Por qué no son buenos los excesos con el deporte?

Sabemos que los excesos no son buenos, ni siquiera en la actividad física.

El mejor consejo que puede darte un experto en deporte, es que sin importar el tipo ejercicio que realices, escuches siempre a tu cuerpo y conozcas y respetes su ritmo y sus límites.

Los expertos recomiendan sesiones de treinta minutos a una hora como máximo, cinco veces a la semana, ya que de esta forma tu cuerpo cuenta con dos días de reposo para permitir la recuperación muscular y articular, evitando así lesiones que podrían tener repercusiones permanentes.

Sabes que te has excedido en tus entrenamientos si experimentas uno o todos estos síntomas:

Todo te duele

Al decir que todo duele, no se está hablando de los dolores musculares esperados después de los entrenamientos. “Nos referimos a dolores de espalda o en cualquier otro lugar, debido a la sobrecarga de esfuerzo, intensidad y/o frecuencia. Son dolores crónicos que incluso afectan tus actividades diarias (agacharse, sentarse, ponerse de pie, cargar cajas, etc.), pudiendo llevar a una lesión permanente”, explica Francisco Pascual, director del área de fitness de Club Metropolitan de Madrid.

Estás obsesionado

Si antepones el entrenamiento a tu vida social, te obligas a hacer ejercicio aunque tu salud en ese momento no está al cien por ciento, o bien, crees que no has obtenido resultado alguno en año y medio de entrenamiento, necesitas replantear tu relación con el deporte, tus objetivos e incluso, si así lo consideras, consultar con un experto en psicología para descartar el desarrollo y padecimiento de algún trastorno relacionado con tu imagen corporal.

Terminas agotado

Se tiene la idea incorrecta de que para lograr una condición de diez y una figura envidiable después de cada sesión de entrenamiento hay que terminar casi arrastrándose y “bañado” en sudor, la mala noticia para todas aquellas personas que creen esto, es que terminar agotado sólo hará que la recuperación sea mucho más tardada, y el riesgo de lesionarnos se eleva exponencialmente, incluso, podría traernos problemas con el sueño, desde conciliarlo hasta la calidad del mismo, de acuerdo a los expertos.

Estos síntomas son los más comunes y los que puedes identificar más fácilmente, aunque existen muchos más. Es importante que dentro de tu plan de entrenamiento estén contemplados también tus días de descanso para que de esta forma obtengas los beneficios y resultados que buscas al practicar una actividad física.

There are no reviews yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *